Cómo Alexei Navalny revolucionó la política de oposición en Rusia, antes de su aparente envenenamiento

Regina Smyth, Professor, Indiana University

Cómo Alexei Navalny revolucionó la política de oposición en Rusia, antes de su aparente envenenamiento

Los desgarradores videos de Alexei Navalny, un bloguero que ha capturado la frustración popular en Rusia, gritando de agonía el 20 de agosto de 2020 antes de ser sacado inconsciente de un avión a una ambulancia esperando, demuestran la creciente dependencia del Kremlin de la coerción para controlar la disidencia.

Este ataque no es el primero que ha sufrido Navalny. En 2017, lo rociaron con un antibiótico verde que comprometió su visión. En 2019, mientras estaba en la cárcel por organizar protestas, sospechó que había sido envenenado. Navalny también ha sido condenado erróneamente por delitos financieros en tres ocasiones. Aunque fue puesto en libertad para evitar que se convirtiera en mártir nacional, su hermano y coacusado, Oleg, cumplió tres años y medio en la cárcel.

Durante este período, el Kremlin trabajó para desacreditar a Navalny sin convertirlo en mártir.

Mi libro «Elecciones, protesta y estabilidad del régimen autoritario: Rusia 2008-2020» revela la naturaleza de la amenaza de Navalny al Kremlin, una lo suficientemente fuerte como para hacer creíbles las afirmaciones de que ha sido envenenado.

Riot police arresting opposition leader Navalny.
Policías antidisturbios detienen al líder de la oposición Navalny (centro) durante una manifestación contra Putin en la Plaza Pushkin el 5 de mayo de 2018 en Moscú. Mikhail Svetlov / Getty Images

Centrarse en la corrupción

Cuando llegó al escenario nacional en 2010, Navalny trajo un nuevo tipo de oposición a la política rusa. Está en sintonía con las preocupaciones populares y es capaz de encontrar puntos en común entre los activistas nacionalistas y liberales. Pide la destitución del presidente Vladimir Putin mediante elecciones, mientras articula una nueva visión para Rusia.

La importancia de Navalny no se trata de popularidad. Los arrestos y las campañas de desinformación del Kremlin han levantado suficientes sospechas entre los votantes que las encuestas muestran que no ganaría una elección nacional, incluso en el improbable caso de una pelea justa.

En cambio, el desafío de Navalny al régimen de Putin se basa en sus ideas innovadoras y estrategias organizativas que lo han convertido en una fuerza en la política rusa.

RELACIONADO  Un régimen en el laberinto: Lukashenko, ¿supervivencia política a la sombra del Kremlin?

Comenzó como abogado, desafiando a las grandes compañías energéticas rusas comprando acciones y obteniendo así el derecho a asistir a las juntas de accionistas. Usó su acceso para desafiar el liderazgo corporativo y divulgar documentos para demostrar actos ilícitos.

Estableció la Fundación Anticorrupción, ahora etiquetada como «Agente extranjero» por el Kremlin, que recopilaba informes de los ciudadanos sobre prácticas corruptas. Su proyecto RosYama, literalmente «Russian Hole», permite a los ciudadanos conectarse en línea para informar sobre los baches, un problema crónico generalizado en Rusia, y rastrear la respuesta del gobierno.

Navalny amplió su lucha contra la corrupción en 2011, cuando calificó al partido político de Putin, Rusia Unida, de «Partido de los ladrones y ladrones». Cuando estos esfuerzos contribuyeron a la protesta masiva contra el fraude electoral, Navalny estuvo a la vanguardia. Dirigiéndose a una multitud sin precedentes en 2011, dijo: «Veo suficiente gente aquí para tomar el Kremlin y [la Casa de Gobierno] ahora mismo, pero somos gente pacífica y no haremos eso todavía».

Se unió al Consejo de Coordinación del movimiento y forjó lazos entre la diversa oposición con el objetivo de reformar el putinismo.

Su astuto uso de las redes sociales le ha dado a miles de rusos, tanto viejos como, especialmente, jóvenes, nuevas perspectivas y formas de protestar contra su gobierno.

A large rubber duck floating above a political opposition rally.
La fundación de Navalny convirtió a los patos en un símbolo de la corrupción política rusa. Uno flotó en un mitin de la oposición en junio de 2017. Sergey Mihailicenko / Agencia Anadolu / Getty Images

Nuevo modelo de oposición

Navalny se basó en los recursos de estas protestas (activistas, temas, estrategias de recaudación de fondos en línea y nuevas coaliciones) para construir una estrategia de oposición que vincule elecciones y una variedad de formas de protesta. Reunió a un impresionante equipo de jóvenes activistas que desafían al régimen en cada paso del proceso electoral, desde la formación del partido hasta el registro de candidatos y el recuento de votos.

Los voluntarios van de puerta en puerta o acompañan a los candidatos a reunirse con los votantes en sus desplazamientos diarios o en los patios de los apartamentos. Construyen estructuras temporales, llamadas «cubos», en calles concurridas, donde educan a los votantes sobre las políticas. Los líderes de la campaña instan a los activistas a compartir mensajes en línea fuera de línea con quienes no utilizan Internet.

RELACIONADO  El ocaso de la verdad y el populismo digital

Nuevas tecnologías electorales

Cuando cayó enfermo, Navalny estaba haciendo campaña a favor de una nueva generación de candidatos locales.

Al demostrar que las elecciones rusas son poco más que actuaciones de la capacidad del estado para fabricar votos, el equipo de Navalny revela la falta de elección y responsabilidad en el sistema.

En el verano de 2019, esta estrategia dio lugar a importantes protestas después de que el régimen prohibiera a casi todos los candidatos de la oposición en las elecciones municipales de Moscú. Cuando el gobierno tomó medidas enérgicas contra los manifestantes a favor de la democracia, el equipo de Navalny creó una forma basada en la web para identificar a cualquier candidato que compartiera sus valores e instó a los votantes a apoyar a ese candidato, incluso si el candidato estaba en un partido que detestaban.

El trabajo reciente de los politólogos Mikhail Turchenko y Grigorii Golosov demuestra que la estrategia de «voto inteligente» de Navalny marcó una diferencia real en las elecciones locales de Rusia de 2019, ayudando a derrotar a casi un tercio de los candidatos alineados con Putin en Moscú. El equipo de Navalny se estaba preparando para hacer lo mismo en la votación de septiembre de 2020.

Innovación en redes sociales

El uso creativo de Navalny de los nuevos medios no se limita a la reparación de baches y las aplicaciones de votación. A partir de 2006, escribió un blog popular en el servicio de redes sociales Live Journal. Cuando el Kremlin cerró su blog en 2012, reinventó su presencia en las redes sociales.

La Fundación Anticorrupción produjo un cortometraje, «No lo llames Dimon», que satirizó al ex presidente y primer ministro Dmitry Medvedev mostrando su vasta colección de zapatillas y volando un dron sobre su estanque de patos. Como los patos, las zapatillas se convirtieron en símbolos de la oposición. La exposición reveló el mito de Medvedev como un líder honesto.

RELACIONADO  ¡Biden ganó! expertos analizan lo que significa para las relaciones raciales, la política exterior de Estados Unidos y la Corte Suprema

Las exposiciones han continuado en el canal de YouTube de Navalny. Sus transmisiones han investigado la intervención rusa en las elecciones estadounidenses, el fracaso del Kremlin en brindar alivio al COVID-19 y las elecciones rusas amañadas. Estas historias desafían la narrativa presentada en los medios estatales rusos, combatiendo la campaña de desinformación sistemática del régimen.

Navalny narra este video sobre la corrupción del ex primer ministro de Rusia Dmitry Medvedev. Hay subtítulos en inglés.

Inspirando a una nueva generación

Los esfuerzos de Navalny han capturado la imaginación de los jóvenes rusos y han demostrado los efectos del cambio generacional. Después de «No lo llames Dimon», decenas de miles de jóvenes salieron a las calles, impactando a un país que creía que la oposición de Putin se había agotado. Meses después, acudieron en masa para unirse a la organización de campaña presidencial de Navalny.

Navalny conocía los peligros de ser el rostro de la oposición al régimen de Putin. El día antes de enfermarse, bromeó con los jóvenes partidarios de que su muerte haría más daño al Kremlin que su activismo.

Está claro que los rusos, que han recurrido a Twitter para instarlo a que espere, no quieren probar esa hipótesis.

Deja una respuesta