Ocho meses de confinamiento por COVID-19 y contando: ¿Qué podemos hacer cuando estamos aburridos?

Ocho meses de confinamiento por COVID-19 y contando: ¿Qué podemos hacer cuando estamos aburridos?
El aburrimiento es una gran queja de la pandemia. PeopleImages E+ via Getty Images

Erin C. Westgate, University of Florida

En la mayor parte del mundo, gran parte de nosotros seguimos en casa para evitar la propagación del coronavirus. Pero quedarse atrapado en nuestro hogar puede llevar al aburrimiento.

El aburrimiento es una señal de que no estamos comprometidos de manera significativa con el mundo. Nos dice que dejemos de hacer lo que estamos haciendo y que lo hagamos mejor, o que hagamos otra cosa.

Pero, como psicóloga social que estudia el aburrimiento, sé que las personas no siempre toman las mejores decisiones cuando están aburridas. Entonces, si estás atrapado en casa, practicando obedientemente tu distanciamiento social, ¿cómo puedes evitar el aburrimiento?

Sobre el aburrimiento

Podemos sentirnos aburridos incluso con trabajos y actividades que parecen ser significativos. Por ejemplo, los investigadores han descubierto que los anestesiólogos y los controladores de tráfico aéreo se aburren en el trabajo.

Lo que revela esta investigación es que el hecho de que algo sea objetivamente significativo no significa que lo sentimos así todo el tiempo. E incluso el trabajo significativo puede resultar aburrido si la persona que lo realiza lo encuentra demasiado difícil o demasiado fácil. Una vez que eso sucede, las personas pueden tener dificultades para mantenerse concentradas.

Reducir el aburrimiento requiere que las personas resuelvan los problemas que lo produjeron, sin tener suficientes actividades que sean significativas y con un desafío óptimo.

Sin embargo, a veces las personas recurren a actividades que las hacen sentir mejor en el momento, pero que no brindan un significado o desafío a largo plazo. Por ejemplo, los estudios han demostrado que las personas están dispuestas a autoadministrarse ‘descargas eléctricas’ cuando están aburridas.

Otros comportamientos relacionados con una mayor susceptibilidad al aburrimiento incluyen una mayor ingesta de alcohol y el uso de mariguana. El aburrimiento también está relacionado con los refrigerios poco saludables y la pornografía en línea.

Si bien estos pueden sentirse bien en el momento, solo brindan un alivio temporal. Para prevenir el aburrimiento y mantenerlo alejado, necesitamos encontrar soluciones en casa que brinden un significado y un desafío duraderos.

RELACIONADO  Economía de impacto: creando valor para la sociedad

1. Recuerda por qué estás haciendo esto

La gente generalmente prefiere hacer algo a no hacer nada. Como quedarse en casa es la forma más efectiva de prevenir una mayor transmisión del coronavirus, es importante aislarse socialmente. Sin embargo, es posible que no siempre se sienta así.

Como todas las emociones, el aburrimiento se trata de lo que esté pensando en este momento. Eso significa que quedarse en casa solo se sentirá relevante cuando pensamos activamente en el bien mayor que hace. Por ejemplo, en los estudios, cuando se pidió a los estudiantes que reflexionaran sobre por qué su trabajo escolar les importaba personalmente, los investigadores encontraron que aumentaba su interés en aprender.

En otras palabras, reformular nuestra actividad cambia cómo nos sentimos al respecto.

Una meditación matutina. Justin Paget/Digital Vision via Getty Images

Crear recordatorios sencillos, como una nota en el refrigerador o una meditación matutina, puede ayudarnos a mantener el panorama general a la vista: quedarnos en casa es un sacrificio que estamos haciendo activamente por el bien de los demás.

2. Encuentra un ritmo

Las rutinas estructuran nuestros días y brindan un sentido de coherencia que refuerza nuestro significado en la vida. La vida de las personas se siente más significativa en los momentos en que participan en las rutinas diarias.

Perdemos esas rutinas cuando dejamos de ir a la oficina o cuando nos despiden. Incluso los jubilados o los padres que se quedan en casa se ven afectados por los cierres de ciudades, restaurantes y escuelas. Esta pérdida de la rutina puede generar sentimientos de aburrimiento.

Al crear nuevas rutinas, las personas pueden recuperar un sentido de significado que las aleja del aburrimiento.

3. Sigue la corriente

Averiguar qué hacer cuando se enfrentan a largos días sin estructura por el trabajo o la escuela puede ser difícil. Un estudio reciente de personas en cuarentena en Italia encontró que el aburrimiento era el segundo problema más común, después de la pérdida de libertad.

RELACIONADO  Las víctimas olvidadas de la covid-19: Cien millones más de pobres

Una cosa que dificulta estas situaciones es que puede ser complicado encontrar actividades que sean lo suficientemente desafiantes para mantener a uno ocupado, sin ser demasiado exigente. Esta situación puede dejar a la gente aburrida y frustrada.

Es útil tener en cuenta que lo que se considera demasiado desafiante o no lo suficientemente desafiante, cambiará a lo largo del día. No te obligues a seguir haciéndolo si necesitas un descanso.

4. Prueba algo nuevo

El aburrimiento impulsa a muchos de nosotros hacia la novela. Acepta ese impulso, juiciosamente. Si tienes la energía, prueba una nueva receta, experimenta con las reparaciones del hogar, aprende un nuevo baile en TikTok.

Hacer cosas nuevas no solo alivia el aburrimiento, también ayuda a adquirir nuevas habilidades y conocimientos que pueden aliviar el aburrimiento a largo plazo. Por ejemplo, sentimos una oleada de interés cuando leemos una novela interesante o atravesamos experiencias complejas, pero solo si tenemos la capacidad de comprenderlas.

La evidencia muestra que aceptar nuevas experiencias puede ayudarnos a llevar no solo una vida feliz o significativa, sino también psicológicamente más rica.

5. Haz espacio para los placeres culpables

Está bien darse un ‘atracón’ en la televisión, si eso es todo lo que puede manejar en este momento.

A veces nos pintamos en una caja donde nuestros pasatiempos más significativos también son agotadores o esforzados mentalmente. Por ejemplo, profundizar en una novela rusa clásica puede ser significativo, pero no necesariamente es fácil.

De manera similar, las sugerencias bien intencionadas sobre cómo hacer frente a la situación en casa, como organizar una noche virtual de vino y diseño, pueden ser simplemente demasiado agotadoras para ser placenteras en un momento en el que muchos de nosotros ya estamos luchando.

RELACIONADO  Nuevo estado de alarma: El toque de queda y otras medidas para romper la cadena de transmisión de COVID-19

Date permiso para disfrutar de tus placeres culpables. Si es necesario, replantea esos momentos como un ‘refresco’ mental muy necesario, nutriéndolos y recargándolos para una fecha posterior.

6. Conéctate con otros

Encontrar alternativas fáciles y significativas, opciones pequeñas que no requieren mucho esfuerzo, pero que encontramos profundamente gratificantes, puede ser un desafío.

Afortunadamente, todos tenemos una buena opción: conectarse con otros, ya sea de forma virtual o para aquellos que tienen la suerte de no estar solos en cuarentena, en persona.

Conectarse con otros socialamente, solo en casa. Julie Jammot/AFP via Getty Images

Mirar fotos antiguas o recordar el pasado con un amigo son acciones simples y significativas que la mayoría de nosotros podemos realizar incluso cuando no nos sentimos bien. No se necesita una razón para llamar a un amigo; nuestra mejor socialización es la que ocurre de manera casual, en el tiempo no estructurado entre las actividades programadas.

También crea espacio para eso virtualmente: la próxima vez que sirvas una copa de vino o riegues las plantas, llama a un amigo mientras lo haces. Preparen la cena juntos. No tenemos que aburrirnos, cuando estamos todos juntos en esto.

El aburrimiento en sí mismo no es ni malo ni bueno, solo nuestras decisiones sobre cómo contrarrestarlo lo hacen así.

Este artículo fue traducido por El Financiero.