¿Qué significa la corrupción para ti? Examinando los significados plurales de corrupción

¿Qué significa la corrupción para ti? Examinando los significados plurales de corrupción

El movimiento mundial anticorrupción ha estado dominado durante mucho tiempo por un enfoque racionalista. Los defensores de este enfoque creen que los países pueden reducir la corrupción con la presencia de democracia, buena cultura organizacional y gobernabilidad. Este enfoque también ve la corrupción como un problema moral.

La corrupción se ha denominado comúnmente «cáncer», «SIDA» o «la raíz de todos los males» que roba a los pobres y daña la moral de la sociedad.

Sin embargo, esta construcción de significado necesita ser examinada. Al dar la bienvenida al Día Internacional contra la Corrupción el 9 de diciembre, debemos ser críticos con las voces dominantes que dan forma a la definición de corrupción y cómo la lucha contra la corrupción se articula como un movimiento.

Escándalos como Paradise Papers y Panama Papers, así como los casos de Enron y Unaoil muestran que incluso los países que se considera que tienen sistemas democráticos maduros, la mejor ética de trabajo y el buen gobierno no son inmunes a los comportamientos corruptos.

Do Corruption and Democracy go Hand in Hand? – Different Truths
El 82% de las empresas mexicanas ven el soborno como algo común

Una herramienta ideológica

El economista Jeffrey Sachs argumentó que poner fin a la corrupción debería comenzar con el Reino Unido y los Estados Unidos porque los dos países poderosos también tienen una «cultura de corrupción» al permitir que suceda abiertamente. Legalizar la existencia de paraísos fiscales es esencialmente facilitar las cosas a los ricos para evitar pagar impuestos.

Los movimientos globales anticorrupción a menudo enfrentan dificultades para fomentar un cambio de comportamiento. Eso es porque las élites anticorrupción occidentales han dominado el movimiento. Esto ha silenciado a los más afectados por el movimiento, los grupos marginados.

Para David Kennedy, profesor de derecho de Harvard, el concepto anticorrupción se ve más apropiadamente como una herramienta ideológica para controlar a quienes juegan fuera del sistema gobernante.

La lucha contra la corrupción ha creado un estigma contra los sistemas económicos y políticos locales. Estigmatizar estos sistemas locales como más inferiores, según Kennedy, es parte de un esfuerzo por perpetuar los desequilibrios de poder.

Kennedy también critica las prácticas anticorrupción que ven la corrupción como un problema moral agudo que ha infectado a todos los sectores y capas de la sociedad. Mirar la corrupción como un problema moral ignora las condiciones de sociedades poscoloniales como Indonesia que está influenciada por contextos históricos, procesos de transformación política, la economía y la dinámica sociocultural.

RELACIONADO  ¿Qué sabemos sobre la nueva variante del coronavirus?

La opinión de Kennedy se hace eco de la de Kartini, un pensador indonesio que vivió durante el dominio colonial holandés. Ella compartió una observación similar al escribir sobre cómo la corrupción en su época era una combinación de presiones económicas, un sistema de gobierno imperfecto y las expectativas sociales de la gente.

Hoy en día, Indonesia todavía enfrenta desafíos similares. El Banco Mundial informó que la reducción de la pobreza se ha desacelerado mientras que la desigualdad económica ha aumentado. Además, Indonesia aún necesita mejorar la gestión del sector público, un problema que no puede atribuirse fácilmente a la moralidad individual.

Stop corruption hand gesture Stock Photo - 1934855 | StockUnlimited

La industria anticorrupción

A nivel mundial, la lucha contra la corrupción se ha convertido en una industria con un valor de más de 5 mil millones de dólares. Se han realizado seminarios y talleres sobre la lucha contra la corrupción y el buen gobierno no solo en Indonesia, sino en todo el mundo.

Se han firmado varios pactos y convenciones, como la Convención de Derecho Penal y el Protocolo sobre la Corrupción del Consejo de Europa, la Convención de la Unión Africana para Prevenir y Combatir la Corrupción, la Convención de la ONU contra la Corrupción y la Convención Antisoborno de la OCDE.

A nivel organizacional – ya sea público o privado – ha habido varios instrumentos anticorrupción como currículo de formación, varios módulos, carteras, hasta juegos infantiles.

En 2001, Tara Polzer escribió que el movimiento anticorrupción global liderado por agencias como el Banco Mundial y Transparencia Internacional no podía separarse de la política global a finales de la década de 1990.

Tras la crisis financiera asiática de finales de la década de 1990, los países donantes, preocupados por las prácticas corruptas de las élites políticas en los países en desarrollo, presionaron al Banco Mundial para que impulsara una mayor rendición de cuentas sobre cómo se canalizan los fondos para el desarrollo.

Luego, el Banco Mundial cambió su estrategia y comenzó a abordar la erradicación de la corrupción en los países prestamistas. Esto se consideró originalmente como un problema interno que estaba fuera del alcance de la institución financiera internacional.

Desde entonces, el movimiento anticorrupción se ha llevado a cabo con fervor, apuntando a valores sociales y sistemas políticos considerados “primitivos” o “distorsionados”.

A menudo, la lucha contra la corrupción se centra en las prácticas incorrectas. Por ejemplo, en algunos casos de corrupción relacionados con la adquisición de bienes y servicios, el celo por la lucha contra la corrupción ha llevado a la penalización de cosas que no están lo suficientemente calificadas como para ser consideradas un acto de corrupción.

RELACIONADO  Bésame (cuando la COVID-19 lo permita)

La necesidad de un enfoque alternativo

Algunos investigadores han propuesto enfoques alternativos que capturan cómo las personas involucradas ven la corrupción, no desde una perspectiva de “forasteros”.

Por ejemplo, el estudio de la etnografía en Rusia explora cómo la gente local ve la práctica Blat, categorizada como nepotismo por el movimiento anticorrupción, como una actividad social regular e incluso se ha convertido en una parte importante de la identidad local de la sociedad. Resulta que la práctica de Blat, como convención social no escrita, tiene su propio mecanismo para superar la ineficacia de las regulaciones escritas.

Mientras tanto, un estudio en Tanzania revela que el movimiento anticorrupción ha creado muchas regulaciones que en concepto apuntan a emancipar a los pobres pero en la práctica los suprimen. Precisamente a través de las prácticas que suelen denominarse corrupción, las personas marginadas pueden acceder a los servicios públicos y se benefician de la redistribución de ingresos. Esto es similar al “dinero de los cigarrillos” o al “dinero del sudor” en Indonesia.

Mi disertación también revela que el movimiento global anticorrupción tiende a ignorar interpretaciones alternativas arraigadas a la identidad. Regalar dinero o cosas como «expresión de gratitud», visto como una práctica corrupta por el movimiento anticorrupción, se interpreta comúnmente como un gesto de agradecimiento en Indonesia.

Anticorrupción en el futuro

La corrupción debe entenderse en su contexto. Deberíamos ver la corrupción que ocurre en el nivel burocrático en una sociedad en transición como dolores de crecimiento que sanarán a medida que la población se vuelva más educada y rica.

Actualmente, un puñado de enfoques racionales también ha comenzado a cuestionar las suposiciones de que la corrupción es mala para el crecimiento. Algunos países sin buena gobernanza están creciendo debido a la “corrupción”. En algunos países de Asia Pacífico, resulta que la «corrupción» es útil para su crecimiento económico.

Estos hallazgos no deben verse como una defensa de la corrupción, sino como una nota de que cada sistema económico tiene un mecanismo de crecimiento diferente.

RELACIONADO  Mientras Gran Bretaña supera las 100.000 muertes por COVID, Boris Johnson se encuentra en una crisis que él mismo provocó
Can collective action reduce corruption in Latin America? | INCAE

La corrupción como construcción social

El sociólogo Mark Granovetter escribió que lo que se considera corrupción depende de la posición y el interés del individuo relacionado.

La corrupción se puede interpretar subjetivamente. Esta interpretación a menudo contradice las definiciones dominantes. Esto exige un espacio para interpretaciones alternativas porque a menudo las diferentes interpretaciones obstaculizan la lucha contra la corrupción. Términos como “dinero para el transporte”, “obsequios” y “caridad” deben interpretarse a través del lente de personas relacionadas para lograr una solución que resuene con ellos.

Una de las estrategias es reconocer la existencia de estas interpretaciones y luego pensar en cómo manejarlas con atención, no con desdén. Deberíamos clasificar las prácticas que se han clasificado en la gran canasta de «corrupción». Debemos identificar los significados fundamentales de estas prácticas y desarrollar soluciones basadas en los contextos económicos y socioculturales de estas acciones.

La contextualización de la lucha contra la corrupción no es un esfuerzo por justificar la corrupción, sino más bien un intento de aumentar la propiedad y la efectividad del movimiento. Como miembro del Tercer Mundo, Indonesia necesita examinar más de cerca antes de adoptar conceptos que se consideran universales. Al hacer esto, Indonesia puede evitar la creación de problemas sociales al alienar su propia identidad por ideas que no encajan con valores como la reciprocidad y la interdependencia.

Reformular el movimiento anticorrupción puede parecer radical o incluso extraño. Aun así, no debemos temer algo que nos parezca extraño mientras tengamos una base de pensamiento sólida y legítima. Más importante aún, esto puede evitar que la lucha contra la corrupción se convierta en un eslogan sin sentido que no tenga un impacto real en el cambio de los comportamientos diarios de las personas.