Por qué la vacuna Oxford AstraZeneca es ahora un cambio de juego global

Por qué la vacuna Oxford AstraZeneca es ahora un cambio de juego global

En el largo túnel oscuro que ha sido 2020, destaca noviembre como el mes en que apareció la luz. Algunos pueden verlo como una luz brillante, otros como una luz tenue, pero es inconfundiblemente una luz.

El 9 de noviembre, Pfizer anunció los resultados provisionales de su vacuna candidata, demostrando que es «más del 90% de efectividad» en la prevención del COVID-19 sintomático en ensayos en humanos de última etapa. La noticia fue recibida con alegría.

Un par de días después, el Fondo Ruso de Inversión Directa anunció que la vacuna candidata que están financiando, denominada Sputnik V, mostró una eficacia del 92% en los ensayos de última etapa. Para no quedarse atrás, Moderna anunció que su vacuna candidata mostraba una eficacia del 94,5%.

El último anuncio de la vacuna COVID-19 proviene de la Universidad de Oxford. Y, al igual que con todos los anuncios anteriores, llegó a través de un comunicado de prensa. Su candidata a vacuna, desarrollada en asociación con AstraZeneca, mostró una efectividad general del 70,4%.

En caso de que suene decepcionante, tenga en cuenta que estos son resultados provisionales y las cifras pueden cambiar. Además, la vacuna Oxford se administró a un grupo de voluntarios como dos dosis estándar, que mostraron una efectividad del 62%, y a otro grupo de voluntarios como una dosis más pequeña seguida de una segunda dosis estándar. Esto elevó la efectividad al 90%.

No está claro de inmediato por qué este es el caso. El profesor Andrew Pollard, uno de los investigadores principales del proyecto, describió los resultados como «intrigantes». También destacó que el uso de dosis más bajas significa que habría más dosis de vacuna disponibles.

RELACIONADO  Sequías, olas de frío y huracanes: la factura por alterar el clima la pagaremos todos

No hubo casos de COVID-19 grave en los que recibieron la vacuna. Y parece generar una respuesta inmunitaria protectora en las personas mayores. Aunque tendremos que esperar al desglose final de los resultados para obtener una aclaración al respecto.

La eficacia no es la única medida

A pesar de que la vacuna Oxford tiene una efectividad general más baja que las vacunas Pfizer o Moderna, al menos en esta etapa intermedia, hay otros factores de éxito a considerar. La seguridad es una, y hasta ahora se ha informado que la vacuna Oxford tiene un buen historial de seguridad sin efectos secundarios graves.

Otro factor crucial es el almacenamiento. La vacuna Oxford se puede almacenar en un frigorífico doméstico. La necesidad de una congelación sostenida durante todo el viaje de la vacuna desde la fábrica hasta la clínica a temperaturas ultrabajas, como se ve con la vacuna Pfizer, puede ser un problema para muchos países, pero especialmente para los países más pobres.

La vacuna Oxford, basada en un vector viral, también es más barata (alrededor de 4 dólares estadounidenses) que las vacunas de ARNm de Pfizer y Moderna, alrededor de 20 dólares y 33 dólares, respectivamente. AstraZeneca ha hecho una “promesa de no lucro”.

Volunteers in South Africa queuing to receive the Oxford vaccine.
Voluntarios en Sudáfrica haciendo cola para recibir la vacuna Oxford.

Distribución equitativa

Como mencioné anteriormente, la distribución equitativa de nuevas vacunas es vital, especialmente para los países de ingresos bajos y medianos que no tienen el perfil o el poder adquisitivo de los países más ricos. GAVI, una asociación de salud mundial que tiene como objetivo aumentar el acceso a la inmunización en los países pobres, ha trabajado durante años para abordar este mismo punto. Estableció la iniciativa COVAX en 2020, que tiene acceso a 700 millones de dosis de vacuna COVID si los ensayos clínicos tienen éxito.

RELACIONADO  ¿Qué nos puede decir la estadística sobre la seguridad de las vacunas?

Oxford y AstraZeneca se han comprometido previamente a proporcionar mil millones de dosis de su vacuna para países de ingresos bajos y medianos, con el compromiso de proporcionar 400 millones de dosis antes de finales de 2020. Ciertamente, AstraZeneca se ha comprometido a proporcionar más dosis a países fuera de Europa y EE.UU. que cualquiera de sus competidores más cercanos.

Un excelente comienzo

Estos compromisos claramente no serán suficientes para una cobertura global inmediata, pero es un excelente comienzo. Alrededor del 9% de la población mundial vive en la pobreza extrema y los sistemas de salud que los rodean son frágiles. Con las promesas de una distribución equitativa de vacunas, existe la esperanza de que no se olvide a las poblaciones más pobres de todo el mundo. La comunidad sanitaria mundial debe concentrarse en esta área.

¿Qué significa este anuncio para el mundo? Potencialmente una gran cantidad. Pero recuerde que los ensayos aún no están completos y, en el momento de redactar este documento, los reguladores aún no han aprobado ninguna de las nuevas vacunas candidatas. Incluso cuando se superen esos obstáculos, todavía tenemos que vacunar al mundo, lo que requiere superar con éxito los complejos obstáculos de la distancia, el terreno, la política, la logística de la cadena de frío y el comportamiento humano.

La pandemia mundial no ha terminado y no lo hará por mucho tiempo, pero la luz es cada vez más brillante.