24 mentiras sobre el coronavirus que debes saber

Exploramos los mitos del coronavirus

A medida que las noticias del coronavirus invaden los medios, este tema se ha visto rodeado de información incorrecta. En este artículo especial, abordamos algunos de estos mitos y conspiraciones.

Una variedad de mitos ha surgido alrededor del nuevo coronavirus.
El nuevo coronavirus, ahora conocido como SARS-CoV-2, se ha extendido desde Wuhan, China a todos los continentes de la Tierra, excepto la Antártida.

El 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) cambió oficialmente su clasificación de la situación de una emergencia de salud pública de interés internacional a una pandemia.

A la fecha, el nuevo coronavirus, actualmente denominado “coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave” o SARS-CoV-2 para abreviar, ha sido responsable de más de 245,000 infecciones en todo el mundo, causando más de 10,000 muertes. En los Estados Unidos, el virus ha afectado a 14,250 personas y hasta ahora ha causado más de 205 muertes.

Como siempre, cuando la palabra “pandemia” comienza a aparecer en los titulares, las personas empiezan a sentirse temerosas, y con el miedo vienen la información falsa y los rumores.

En este artículo, analizaremos algunos de los mitos más comunes que circulan hoy en las redes sociales y en muchos otros lugares.

1. Rociar cloro o alcohol sobre la piel mata los virus en el cuerpo

Aplicarte alcohol o cloro en el cuerpo puede causar daño, especialmente si entra en los ojos o la boca. Si bien estos productos químicos pueden usarse para desinfectar superficies, usarlos en la piel es un error.

Estos productos no pueden matar los virus dentro del cuerpo.

2. Solo los adultos mayores y los jóvenes están en riesgo

El SARS-CoV-2, al igual que otros coronavirus, puede infectar a personas de cualquier edad. Sin embargo, las probabilidades de enfermarse gravemente son mayores para adultos mayores o personas con problemas de salud preexistentes, como diabetes o asma.

3. Los niños no pueden infectarse de COVID-19

Personas de cualquier edad pueden infectarse. Hasta ahora, la mayoría de los casos han sido en adultos, pero los niños no son inmunes. De hecho, la evidencia preliminar muestra que los niños tienen la misma probabilidad de infectarse, pero sus síntomas tienden a ser menos graves.

4. COVID-19 es tan solo una gripe

De hecho, el SARS-CoV-2 causa una enfermedad con síntomas similares a los de la gripe, como dolores, fiebre y tos. De forma similar, tanto COVID-19 como la gripe pueden ser leves, graves o, en raros casos, fatales. Ambos también pueden provocar neumonía.

Sin embargo, el perfil general de COVID-19 es más grave. Las estimaciones varían, pero su tasa de mortalidad parece estar entre aproximadamente 1% y 3%.

Aunque los científicos todavía no han determinado la tasa de letalidad exacta, es probable que sea mucho más alta que la de la gripe estacional.

5. Todos los infectados con COVID-19 mueren

Esta declaración es falsa. Como hemos mencionado anteriormente, COVID-19 solo es fatal para un pequeño porcentaje de personas.

En un informe reciente, el Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades concluyó que el 80.9 % de los casos de COVID-19 fueron leves.

RELACIONADO  La depresión en tiempos de la pandemia

La OMS también informa que alrededor del 80% de las personas experimentará una forma relativamente leve de la enfermedad, que no requerirá tratamiento especializado en un hospital.

Los síntomas leves pueden incluir fiebre, tos, dolor de garganta, cansancio y dificultad para respirar.

6. Los gatos y los perros transmiten coronavirus

Actualmente, hay poca evidencia de que el SARS-CoV-2 pueda infectar a gatos y perros. Sin embargo, en Hong Kong, un perro de Pomerania cuyo dueño tenía COVID-19 se infectó. El perro no mostró ningún síntoma.

Los científicos están debatiendo la importancia de este caso para la epidemia. Por ejemplo, el profesor Jonathan Ball, profesor de virología molecular en la Universidad de Nottingham en el Reino Unido, dice:

“Tenemos que diferenciar entre una infección real y solo detectar la presencia del virus. Sigo pensando que es cuestionable qué tan relevante es para el brote humano, ya que la mayor parte del brote global se ha visto impulsada por la transmisión de persona a persona”.

Y agrega: “Necesitamos saber más, pero no necesitamos entrar en pánico; dudo que pueda extenderse a otro perro o humano debido a los bajos niveles del virus. El verdadero impulsor del brote son los humanos”.

7. Las mascarillas protegen contra el coronavirus

El personal sanitario usa mascarillas faciales profesionales, que se ajustan firmemente alrededor de la cara, para protegerlos contra la infección. Sin embargo, es poco probable que las mascarillas desechables garanticen dicha protección.

Dado que estas mascarillas no se ajustan perfectamente a la cara, las gotas pueden entrar en la boca y la nariz. Además, pequeñas partículas virales pueden penetrar a través del material.

Sin embargo, si alguien tiene una enfermedad respiratoria, usar una mascarilla puede ayudar a proteger a otros de la infección.

“Hay muy poca evidencia de que el uso de tales mascarillas proteja de infecciones al que la usa”, explica el Dr. Ben Killingley, Consultor en Medicina Aguda y Enfermedades Infecciosas de University College London Hospital en el Reino Unido.

“Además, usar mascarillas puede dar una falsa sensación de tranquilidad y puede llevar a que se ignoren otras prácticas de control de infecciones, por ejemplo, la higiene de las manos”.

La OMS recomienda que las personas que estén cuidando a alguien que pueda tener COVID-19 usen una mascarilla. En estos casos, usar una mascarilla solo es efectivo si la persona se lava las manos regularmente con un desinfectante para manos a base de alcohol o con agua y jabón.

Además, cuando uses una mascarilla, es importante usarla y desecharla adecuadamente.

8. Los secadores de manos matan el coronavirus

Los secadores de manos no matan el coronavirus. La mejor manera de protegerte y proteger a otros del virus es lavarte las manos con agua y jabón o usar un desinfectante para manos a base de alcohol.

9. El SARS-CoV-2 es solo una forma mutada del resfriado común

Los coronavirus son una extensa familia de virus, todos tienen proteínas puntiagudas en su superficie. En algunos de estos virus, los humanos son su huésped principal y causan el resfriado común. Otros coronavirus, como el SARS-CoV-2, infectan en primer lugar a los animales.

Tanto el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS, en inglés) como el síndrome respiratorio agudo severo (SARS, en inglés) comenzaron en animales y pasaron a humanos.

RELACIONADO  Alzhéimer, párkinson, ELA... ¿Y si los culpables son microbios?

10. Tienes que estar con alguien durante 10 minutos para contraer el virus

Cuanto más tiempo esté alguien con una persona infectada, mayor será la probabilidad de que contraiga el virus, pero sigue siendo posible contraerlo en menos de 10 minutos.

11. Enjuagar la nariz con solución salina protege contra el coronavirus

No existe evidencia de que un enjuague nasal con solución salina proteja contra las infecciones respiratorias. Algunas investigaciones sugieren que esta técnica podría reducir los síntomas de las infecciones agudas del tracto respiratorio superior, pero los científicos no han encontrado que pueda reducir el riesgo de infectarte.

12. Puedes protegerte haciendo gárgaras con blanqueador (cloro)

No existe circunstancia alguna en la que hacer gárgaras con blanqueador pueda ser de beneficio para la salud. El blanqueador es corrosivo y puede causar daños graves.

13. Los antibióticos matan el coronavirus

Los antibióticos solo matan las bacterias, no los virus.

14. Los escáneres térmicos pueden diagnosticar coronavirus

Los escáneres térmicos pueden detectar si alguien tiene fiebre. Sin embargo, otras afecciones, como la gripe estacional, también pueden producir fiebre.

Además, los síntomas de COVID-19 pueden aparecer de 2 a 10 días después de la infección, lo que significa que una persona infectada con el virus podría tener una temperatura normal durante los días antes de que comience a presentar fiebre.

15. El ajo protege contra los coronavirus

Algunas investigaciones sugieren que el ajo podría retrasar el crecimiento de algunas especies de bacterias. Sin embargo, la causa de COVID-19 es un virus, y no hay evidencia de que el ajo pueda proteger a las personas contra esta infección.

16. Los paquetes provenientes de China pueden propagar el coronavirus

A partir de investigaciones anteriores sobre coronavirus similares, incluidos los que causan SARS y MERS y son parecidos al SARS-CoV-2, los científicos creen que el virus no puede sobrevivir en cartas o paquetes por un tiempo prolongado.

Los CDC explican que “debido a la poca capacidad de supervivencia de estos coronavirus en las superficies, es probable que exista un riesgo muy bajo de propagación de los productos o envases que se envían durante un período de días o semanas a temperatura ambiente”.

17. Los remedios caseros pueden curar y proteger contra COVID-19

Ningún remedio casero puede proteger contra COVID-19, incluyendo la vitamina C, aceites esenciales, plata coloidal, aceite de sésamo, ajo y sorbos de agua cada 15 minutos.

El mejor enfoque es adoptar un buen régimen de lavado de manos y evitar lugares donde pueda haber personas enfermas.

18. Puedes contraer coronavirus al comer comida china en los Estados Unidos

No, no es así.

RELACIONADO  La resurrección veraniega de los incendios zombis en el Ártico

19. Puedes contraer coronavirus de la orina y las heces

Es poco probable que esto sea cierto, pero aún no se ha llegado a una decisión o acuerdo. Según el profesor John Edmunds de London School of Hygiene & Tropical Medicine en el Reino Unido:

“No es un pensamiento muy agradable, pero cada vez que tragas, tragas mucosidad del tracto respiratorio superior. De hecho, este es un importante mecanismo de defensa. Esto envía los virus y las bacterias a nuestro intestino, donde se desnaturalizan en las condiciones ácidas de nuestros estómagos”.

“Es posible detectar estos virus en las heces con mecanismos de detección modernos de alta sensibilidad. Por lo general, los virus que podemos detectar de esta manera no son infecciosos para los demás, ya que nuestros intestinos los han destruido”.

Sin embargo, vale la pena señalar que algunas investigaciones concluyen que los virus similares al SARS-CoV-2 podrían persistir en las heces. Una carta de investigación reciente en JAMA también concluye que el SARS-CoV-2 está presente en las heces.

20. El virus morirá cuando las temperaturas suban en la primavera

Algunos virus, como los del resfriado y la gripe, se propagan más fácilmente en los meses más fríos, pero eso no significa que se detengan por completo cuando las condiciones climáticas se vuelven más benignas. Hasta ahora, los científicos no saben cómo influirán los cambios de temperatura en el comportamiento del SARS-CoV-2.

21. El coronavirus es el virus más mortal conocido por el hombre

Si bien el SARS-CoV-2 parece ser más grave que la influenza, no es el virus más mortal al que se han enfrentado las personas. Otros, como el ébola, tienen tasas de mortalidad más altas.

22. Las vacunas contra la gripe y la neumonía protegen contra COVID-19

Dado que el SARS-CoV-2 es diferente a otros virus, ninguna vacuna existente protege contra la infección.

23. El virus se originó en un laboratorio en China

A pesar de la gran cantidad de rumores en Internet, no hay evidencia de que esto sea cierto. Algunos investigadores creen que el SARS-CoV-2 puede haber pasado de pangolines a humanos. Otros piensan que podría haber pasado de murciélagos al hombre, como fue el caso del SARS.

24. El brote comenzó porque la gente comió sopa de murciélago

Si bien los científicos confían en que el virus comenzó en animales, no hay evidencia de que provenga de una sopa de ningún tipo.

Deja una respuesta