5 puntos para ser un mejor aliado en la oficina y más allá

Se ha encontrado que las personas blancas tienden a recurrir a sus colegas negros, asiáticos y de minorías étnicas para manejar el racismo en el lugar de trabajo. Rawpixel.com/Shutterstock

Andre Spicer, City, University of London

En entrevistas recientes, la jugadora de fútbol estadounidense Crystal Dunn expresó la alegría y el miedo que sintió cuando su compañera de equipo Megan Rapinoe decidió arrodillarse contra la brutalidad policial y el racismo en 2016. Aunque Dunn quería unirse a su compañera de equipo, le preocupaba que “pudieran romper [ su] contrato ”y como resultado decidió no hacerlo.

El hecho de que Rapinoe sintiera que podía arrodillarse mientras Dunn no lo dice todo. La Federación de Fútbol de Estados Unidos condenó el hecho de que Rapinoe se arrodillara. Sin embargo, a Dunn le preocupaba que la repercusión fuera peor para ella como jugadora negra.

Los psicólogos han descubierto que cuando una persona negra se enfrenta a un comentario racista se la considera «grosera», pero cuando una persona blanca hace lo mismo, se la percibe como «persuasiva». De manera similar, cuando los negros presionaron por una iniciativa de diversidad, se los consideró interesados ​​en sí mismos. Mientras que los blancos que hicieron lo mismo fueron «objetivos». Si las personas de color y las mujeres mostraban que valoraban la diversidad en el trabajo, recibían peores calificaciones de desempeño de su jefe. Sin embargo, los hombres blancos que hicieron lo mismo no fueron castigados.

Crystal Dunn y Megan Rapinoe de EE. UU. Y Kadidiatou Diani de Francia. CHRISTOPHE PETIT TESSON/EPA

Si bien es menos probable que los blancos, en particular los hombres, sean castigados por promover el antirracismo, a menudo lo evitan. Piensan que no es su lugar, no quieren parecer descorteses y eso puede hacer que se sientan profundamente incómodos. Como resultado, este trabajo difícil se subcontrata a personas de color. Por ejemplo, cuando se dice algo racista, los psicólogos han descubierto que las personas blancas miran hacia la persona negra en la habitación. Esto crea una doble carga en la que las personas de color sufren discriminación y luego se ven obligadas a denunciarlo.

RELACIONADO  La falta de esta vitamina podría aumentar el riesgo de muerte por coronavirus

Las investigaciones han descubierto que ser un mejor aliado es una forma en que los empleados blancos pueden oponerse al racismo en el trabajo. Los aliados son personas de un grupo que no sufre discriminación pero que brindan apoyo a quienes son discriminados.

La alianza en el trabajo puede tener muchos beneficios potenciales. Puede fomentar conexiones positivas entre grupos, socavar el racismo y otras formas de opresión y construir una cultura laboral más positiva.

Sin embargo, la alianza tiene algunos peligros. Los aliados bien intencionados pueden abrumar a otros con solicitudes para hablar sobre experiencias traumáticas que no han compartido. También existe el peligro de que los “aliados performativos” muestren públicamente su apoyo a una causa, pero solo por un corto tiempo. Los posibles aliados a veces están más interesados ​​en lidiar con su propia “culpa blanca” que en ayudar efectivamente al movimiento. También existe el peligro de que los aliados acaben desplazando a las mismas personas que esperaban apoyar del movimiento.

Una alianza eficaz puede conducir a una cultura laboral más abierta y colaborativa. GaudiLab/Shutterstock

Ser un mejor aliado

Ser un aliado eficaz es una habilidad como cualquier otra y lleva tiempo perfeccionarla. Afortunadamente, investigaciones recientes han comenzado a señalar algunas reglas prácticas que son útiles para los posibles aliados.

1-Escuchar

Convertirse en un mejor aliado comienza con una escucha profunda. Un trabajo reciente de la profesora de la escuela de negocios Stephanie Creary ha descubierto que los buenos aliados comienzan por observar cuidadosamente y notar las diferencias y similitudes entre ellos y los demás. Por ejemplo, comprender el privilegio de los blancos y escuchar las experiencias y necesidades de los demás. Solo después de eso, se involucran en alianzas, apreciando los valores de estas diferencias y actuando en consecuencia.

RELACIONADO  ¿Estamos preparados para encajar los contratiempos que pueda traer 2021?

2-Autorreflexión

Los aliados se toman el tiempo para reflexionar sobre sus propios prejuicios. La psicóloga Leslie Ashburn-Nardo señala que “la mayoría de los aliados no están libres de prejuicios”. Por el contrario, es más probable que los aliados sean conscientes de la brecha entre lo que deberían hacer y lo que realmente hacen y trabajen para cerrar esa brecha.

3-Objetivos más grandes

Un estudio reciente del psicólogo Taylor Phillips descubrió que los aliados que están motivados por objetivos que los trascendían a sí mismos y que buscaban una transformación social más amplia eran más propensos a realizar cambios significativos que aquellos que estaban impulsados ​​por motivos más egoístas. Entonces, aquellos que quieren ayudar a llamar a los sistemas de opresión para desmantelarlos para todos en lugar de hacerlo para verse bien.

4-Generar confianza

Un estudio dirigido por el investigador organizacional Jun Won Park descubrió que los aliados eran vistos de manera más favorable si invirtieron en generar confianza y horas extra y no asumieron roles públicos de alto perfil. La confianza se puede construir entendiendo los problemas que enfrenta, actuando desinteresadamente, haciendo sacrificios por el grupo y siendo leal a ese grupo a lo largo del tiempo.

5-Actuación

Finalmente, uno de los roles más importantes que pueden desempeñar los posibles aliados es educar y desafiar a los miembros de su propio grupo. Esto se puede ver en un estudio de Ronni Greenwood. Preguntó por qué, después de casi 80 años, el ayuntamiento de Tulsa, Oklahoma, reconoció y brindó reparación por un brote de violencia en 1921 durante el cual cientos murieron y un próspero vecindario negro fue destruido. Greenwood descubrió que los testimonios emocionales de los aliados blancos del movimiento negro jugaron un papel crucial en lograr que el ayuntamiento predominantemente blanco hiciera algo. Este estudio sugiere que a veces la mejor manera de ser un aliado es desafiar a las personas de su propio grupo, incluso si es incómodo.