La COVID-19 está perjudicando la salud mental de los niños. Aquí hay 3 formas en que podemos ayudar

  • Alrededor del 99% de los niños del mundo viven con restricciones de movimiento debido a COVID-19.
  • El 60% vive en países bajo bloqueo total o parcial de coronavirus
  • 1.5 billones de niños están fuera de la escuela.

Los niños prosperan cuando están seguros y protegidos, cuando las conexiones familiares y comunitarias son estables y nutritivas, y cuando se satisfacen sus necesidades básicas.

La pandemia de coronavirus y las medidas sin precedentes para contener su propagación están afectando a casi todos los aspectos de la vida de los niños: su salud, desarrollo, aprendizaje, comportamiento, la seguridad económica de sus familias y su protección contra la violencia y el abuso.

Y su salud mental.

Hoy, el 99% de los niños del mundo viven bajo algún tipo de límite de movimiento relacionado con la pandemia; El 60% vive en países bajo cierres parciales o totales y 1.500 millones de niños no van a la escuela. Esto es especialmente trágico para los niños más pobres, que dependen de los programas de alimentación escolar para su única comida diaria constante.

Los niños más pequeños corren un gran riesgo, ya que los altos niveles de estrés y aislamiento pueden afectar el desarrollo del cerebro, a veces con consecuencias irreparables a largo plazo.

El estrés puede afectar la futura salud de un niño de forma irreversible.

Muchos niños y jóvenes también se enfrentan a separaciones familiares, cuidado de familiares enfermos e incluso la muerte de seres queridos.

Las niñas se ven particularmente afectadas, con medidas de contención que resultan en una mayor violencia de género, embarazo infantil e incluso matrimonio infantil. Todo esto al tiempo que adquiere una mayor responsabilidad por las tareas domésticas y el cuidado de los familiares.

Los niños y las familias migrantes y desplazadas no pueden ser contactados con información vital en un idioma que entiendan, lo que alimenta la ansiedad.

RELACIONADO  La ciencia de por qué el coronavirus es tan difícil de detener

Aquellos que ya están viviendo desastres humanitarios como los conflictos corren un riesgo aún mayor, no solo por COVID-19, sino a medida que los sistemas colapsan a su alrededor y cualquier sensación de normalidad y seguridad se rompe.

Y a medida que el mundo entra en lo que parece ser una recesión profunda y duradera, a medida que se pierden empleos y las familias pierden valiosas fuentes de ingresos, el sentido de seguridad, seguridad y normalidad de los niños será desafiado como nunca antes.

En las primeras etapas de la pandemia, UNICEF se unió a nuestras agencias asociadas para encuestar a 1,700 niños, padres, maestros y cuidadores en 104 países sobre cómo la pandemia estaba afectando sus vidas, particularmente su salud mental y su bienestar psicosocial.

Los niños nos dijeron que les preocupaba estar aislados de su familia y amigos, y de contagiarse e incluso morir del virus.

Los padres nos dijeron que están confundidos acerca de cómo abordar los temores de sus hijos, o cómo explicar las medidas de contención extremas, como el distanciamiento social.

Según la encuesta, UNICEF se unió a varias de nuestras agencias y organizaciones asociadas para desarrollar «Mi héroe eres tú», un libro de cuentos para niños que les ayuda a comprender mejor COVID-19 y cómo pueden protegerse.

Pero la encuesta también nos recordó que, como comunidad global, tenemos la responsabilidad de la salud y el bienestar de los niños, incluida su salud mental y bienestar psicosocial, y de apoyar a los padres y cuidadores a medida que ellos, a su vez, apoyan a los niños y a los jóvenes.

Debemos actuar ahora para reunir y movilizar recursos públicos y privados para apoyar la salud mental y el bienestar psicosocial de los niños y jóvenes más vulnerables del mundo en este momento extraordinario.

RELACIONADO  ¿Qué pasará con el petróleo?
Los niños no son los más afectados por la pandemia del covid-19 pero sí son los más vulnerables en términos del estrés psicológico causado por el confinamiento.

Aquí hay tres formas en que podemos proteger colectivamente a niños, adolescentes y cuidadores del impacto psicológico potencialmente devastador de esta pandemia.

  1. Inversiones públicas y privadas inmediatas en programas y servicios psicosociales y de salud mental para niños y jóvenes, a lo largo de su infancia, especialmente en entornos de bajos recursos.
  2. Políticas, programación y servicios basados ​​en la comunidad que se adaptan a las necesidades específicas de los niños y jóvenes bajo pandemias como COVID-19. UNICEF ahora está trabajando con nuestros socios para adaptar nuestra programación e integrar la salud mental y el apoyo psicosocial de varias maneras, desde el aprendizaje a distancia para niños que no asisten a la escuela, hasta el apoyo a la salud mental de los trabajadores de primera línea, para llegar proactivamente a niños que muestran signos de afecciones de salud mental preexistentes, al uso de la tecnología para llegar directamente a aquellos niños que necesitan apoyo y asesoramiento. Con oficinas en 192 países, en una variedad de contextos, UNICEF está listo para apoyar a los gobiernos y las autoridades mientras diseñan e implementan estas medidas.
  3. Incluir las necesidades de los niños y los jóvenes en cualquier discusión o implementación de bloqueos o medidas de contención. En todo nuestro trabajo, debemos movilizar a los niños y adolescentes directamente, escuchar sus necesidades y dar forma a los programas y servicios en torno a estas necesidades. Como los jóvenes nos dicen: «Nada para nosotros sin nosotros».

Los riesgos no podrían ser mayores. Si no se aborda de manera adecuada o apropiada, las consecuencias para la salud mental de una generación de niños y jóvenes podrían superar con creces el impacto inmediato en la salud y la economía de la pandemia de COVID-19, dejando consecuencias sociales y económicas a largo plazo.

RELACIONADO  ¿Debemos creer la información médica que ofrecen las redes sociales?

Hacemos un llamado a los gobiernos, las empresas, los donantes y los líderes para que nos ayuden con urgencia prestando sus recursos, creatividad, innovación y compromiso para apoyar este esfuerzo, a medida que reconstruimos mejor, formamos un mundo más saludable y seguro para cada niño y joven, y apoyar su salud mental y bienestar en cada paso del camino.

Este artículo ha sido traducido por Portafolio.com del original del Foro Económico Mundial. El artículo original puede consultarse aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *