Los políticos deben tener cuidado al hablar del origen del coronavirus para no alimentar a los conspiranoicos

REUTERS/Alamy Stock Photo

Maxime Lepoutre, University of Reading

La teoría de que el SARS-CoV-2 se filtró originalmente de un laboratorio de Wuhan, en China, está volviendo a surgir hasta el punto de que el presidente Joe Biden ha ordenado públicamente a los servicios de inteligencia de Estados Unidos que “redoblen” sus investigaciones sobre esta hipótesis. Sin embargo, los políticos deberían ser cautos a la hora de defender públicamente la hipótesis de la fuga del laboratorio de Wuhan. Al hacerlo, se arriesgan a alimentar teorías conspirativas infundadas y peligrosas.

¿Por qué? La razón no es que la teoría de la fuga en el laboratorio sea en sí misma infundada y, por lo tanto, no merezca la pena ser perseguida. De hecho, era la opinión predominante hasta que una investigación de la Organización Mundial de la Salud en febrero de 2020 concluyó que la hipótesis de la fuga de laboratorio era “extremadamente improbable”, y que era mucho más probable que el virus se hubiera propagado de forma natural de los humanos a los animales.

Sin embargo, su credibilidad ha aumentado en las últimas semanas. A la luz de las nuevas pruebas relativas a la investigación del Instituto de Virología de Wuhan sobre los coronavirus, sus inadecuadas prácticas de seguridad y la estructura del virus, muchas de las mismas fuentes que en su día descartaron la teoría de la fuga de laboratorio como mera fantasía la consideran ahora plausible. Aunque esta evidencia no es de ninguna manera una prueba, se podría decir que justifica una mayor investigación.

Pero incluso si la teoría de la fuga del laboratorio es creíble y, por lo tanto, vale la pena perseguirla, eso no significa que los políticos deban defenderla públicamente. Al hacerlo, podrían dar credibilidad accidentalmente a las numerosas teorías conspirativas sobre la COVID-19 que también giran en torno a un origen de laboratorio. Por ejemplo, la teoría conspirativa de que el SARS-CoV-2 es un arma biológica china creada primero y difundida después por el Instituto de Virología de Wuhan.

RELACIONADO  ¿Por qué el coronavirus se propaga ahora con tanta velocidad?

Para ser claros, la teoría de la fuga de laboratorio que persigue la administración Biden difiere de estas teorías conspirativas en aspectos importantes. Por un lado, considera que la propagación del coronavirus fue accidental, no deliberada. Por otro lado, no culpa exclusivamente a China. Después de todo, la investigación sobre el coronavirus del Instituto Wuhan fue parcialmente financiada por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

Los lectores atentos escasean

Los políticos tienen la responsabilidad de considerar no solo si lo que dicen es creíble, sino también cómo se entenderán sus palabras. Y la forma en que se entiendan sus palabras depende en gran medida de la atención que preste su público. El problema es que, en la era de las redes sociales, los lectores atentos pueden escasear. Un estudio de 2016 reveló, en particular, que casi el 60% de los artículos compartidos en Twitter no han sido leídos.

Esto es importante para la teoría de la fuga del laboratorio. Un titular como “Biden ordena investigar la teoría de la fuga en el laboratorio de Wuhan” no discrimina entre la versión creíble de esa teoría y la versión conspirativa. Por lo tanto, es probable que las diferencias cruciales entre estas dos teorías se pierdan para un lector que –como muchos hacen– simplemente lee un titular y luego comparte el artículo.

El riesgo de confusión no se debe simplemente a la falta de atención del público. También se debe a la forma en que se ha informado previamente de la teoría de las fugas de laboratorio. Hasta hace poco, esta teoría fue tachada como una teoría de la conspiración. A principios de marzo de 2020, por ejemplo, una carta abierta publicada en The Lancet condenó como “teorías de la conspiración” todas las hipótesis que sugerían que el SARS-CoV-2 no tenía un origen natural.

RELACIONADO  ¿Qué sabemos sobre la nueva variante del coronavirus?

Esto hizo que se asociara a la idea de que el virus fue creado deliberadamente como arma biológica. A su vez, esto crea problemas cuando los políticos intentan posteriormente recuperar la teoría de la fuga de laboratorio: si una supuesta teoría de la conspiración resultaba ser creíble, algunos podrían preguntarse si otras teorías de la conspiración relacionadas podrían ser también creíbles.

El problema de las teorías conspirativas no es sólo que mucha gente las crea. El mayor problema, según ha demostrado un examen reciente, es que crean un ambiente de incertidumbre y desorientación. En otras palabras, crean una situación en la que es difícil saber qué es creíble y qué no, qué fuentes son fiables y cuáles no. Esa incertidumbre, por sí sola, tiene enormes consecuencias.

Escuchar que el SARS-CoV-2 podría haber sido un acto de guerra biológica por parte de un estado extranjero podría, a su vez, determinar el comportamiento posterior. Alguien no atento, por ejemplo, podría no estar dispuesto a utilizar vacunas producidas por ese estado debido a la incertidumbre generada.

La cuestión es que, para que las teorías conspirativas de la COVID causen estragos, solo tienen que ser consideradas como hipótesis vivas, hipótesis que están sujetas a debate. Decir públicamente que la teoría de la fuga del laboratorio de Wuhan es plausible, ante un público distraído, en un contexto plagado de desinformación estrechamente relacionada, corre el riesgo de convertirla en un caso. El gobierno de Biden puede tener razón al afirmar que la teoría de la filtración del laboratorio de Wuhan merece un examen más detenido. Pero debería ser cauteloso, por el momento, al decir esto públicamente.