Mientras Gran Bretaña supera las 100.000 muertes por COVID, Boris Johnson se encuentra en una crisis que él mismo provocó

Mientras Gran Bretaña supera las 100.000 muertes por COVID, Boris Johnson se encuentra en una crisis que él mismo provocó

Dos fantasmas escurridizos y escurridizos parecen escapar del primer ministro británico, Boris Johnson, y de su gobierno conservador. La primera es la diabólicamente viral y mortal pandemia de COVID-19.

El número de muertes relacionadas con el covid en el Reino Unido ha superado las 100.000, lo que la convierte en la primera nación de Europa en superar este hito. El Reino Unido tiene ahora el quinto número de muertos más alto del mundo. El gobierno de Johnson ha luchado por manejar la crisis y el costo humano es más alto que el total de víctimas civiles que experimentó el Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial.

Igual de esquivo para Johnson, que durante tanto tiempo ha hecho de bufón y bromista, es el capital político. El concepto de “capital político” parece intuitivo: los políticos populares parecen tener mucho y los impopulares no parecen tener nada de eso. Sin embargo, la ciencia política ha luchado durante mucho tiempo tratando de definirlo y comprenderlo.

El notable sociólogo Pierre Bourdieu fue uno de los primeros en lidiar con la idea. La académica Kimberly Casey sostiene que el capital político es análogo a un pastel: requiere una serie de ingredientes y, lo que es más importante, no todos fueron hechos inicialmente por el panadero. Richard French sugiere que el capital político se compone de:

[…] En su mayoría activos intangibles que los políticos utilizan para inducir el cumplimiento de otros titulares del poder [como los líderes empresariales].

Después de su enfática victoria en las elecciones de 2019, Johnson parecía tener mucho. Obtuvo una abrumadora mayoría de 80 escaños y rompió notablemente el «muro rojo» del Partido Laborista (aunque el sistema electoral claramente mayoritario sesgó el margen de victoria de Johnson).

RELACIONADO  Actividad física, la mejor medicina para el cuerpo
Un virus devastador ha significado un invierno sombrío en el Reino Unido, que acaba de superar las 100.000 muertes por COVID.

Johnson ha cometido una serie de errores políticos graves al responder a la pandemia. Primero, su gobierno se ha retrasado repetidamente para hacer frente a la crisis. Al comienzo de la primera ola, minimizó los riesgos. En marzo de 2020, argumentó que el Reino Unido «cambiaría el rumbo» en 12 semanas.

El gobierno de Johnson tardó en manejar la segunda ola, intentando relajar las restricciones durante el período navideño. El director médico del gobierno, Sir Patrick Vallance, afirmó que un cierre anterior podría haber marcado la diferencia. Más sorprendente fue esta afirmación relacionada con la primera ola de uno de los científicos que asesoraron al gobierno, el profesor Neil Ferguson:

Si hubiéramos introducido el bloqueo una semana antes, habríamos reducido el número final de muertos al menos a la mitad.

Johnson también adquirió el hábito de marginar o simplemente ignorar los consejos científicos. Junto con el manejo de la pandemia, Johnson estaba bajo una inmensa presión para lograr un acuerdo Brexit y al mismo tiempo lidiar con la «emergencia económica» de la crisis.

Lo que es más condenatorio, parece que no hay una estrategia clara y global para hacer frente a la crisis del COVID-19. El gobierno de Johnson ha tenido que hacer numerosos y predecibles cambios de sentido en las políticas en una variedad de cuestiones.

La mala comunicación también ha sido un sello distintivo del período. La campaña de «mantenerse alerta» del gobierno en mayo pasado fue recibida con asombro público. La introducción tardía de un sistema de niveles en octubre también pareció causar confusión y fue seguida por más bloqueos en toda Inglaterra.

RELACIONADO  Democracia y redes sociales: pluralismo sin debate

El enfoque de Johnson se ha visto afectado al tratar de hacer frente a los desafíos de salud y, al mismo tiempo, intentar reconstruir la economía y gestionar los crecientes costos de la pandemia. El esquema del gobierno de «comer fuera para ayudar» resultó desastroso, con evidencia de que parece haber contribuido a la devastadora segunda ola.

Peor aún fueron la complacencia y la aparente hipocresía que son parte del cálculo político de Johnson, sobre todo su manejo del viaje dañino realizado por su entonces ayudante principal Dominic Cummings para «probar su visión». El propio padre de Johnson, Stanley, aparentemente ha burlado las reglas del encierro, todo mientras su gobierno molesta al público. Los dobles raseros en el enfoque de Johnson dan la impresión de «una regla para nosotros» y sirven como recordatorio de los niveles de desigualdad en el Reino Unido.

Hay factores sistémicos, más allá del liderazgo de Johnson, que ayudan a explicar la respuesta inestable a la pandemia en el Reino Unido. En un ensayo meditado, Ferdinand Mount nos recuerda brutalmente el desmantelamiento sistémico del NHS y las reformas neoliberales bajo los gobiernos conservador y laborista, y las medidas de austeridad que han dejado al sistema en apuros. El juicio de Mount es:

La combinación maligna de un sistema excesivamente centralizado y un primer ministro narcisista desesperadamente ha sido fatal.

¿Johnson podrá rehacer su capital político? Si logra superar la crisis actual, tiene una serie de estrategias disponibles y ventajas sistémicas.

Primero, llenó su gabinete de leales, muchos de los cuales deben sus carreras políticas a su respaldo, incluso cuando rompen los códigos ministeriales. Johnson ahora está tratando de ponerse al frente, expresando su «profundo pesar» por el creciente número de muertos, y un cambio de asesores está reajustando su estrategia política. Es experto en restar importancia a las críticas con el argumento del “beneficio de la retrospectiva”.

RELACIONADO  ¿Estamos psicológicamente peor después de la pandemia?

El lanzamiento de la vacuna en el Reino Unido también ha sido aclamado como un gran éxito, y el gobierno todavía se está desempeñando relativamente bien en las encuestas.

Fundamentalmente, el Reino Unido no tiene previsto acudir a las urnas hasta 2024. Si la estrategia de la vacuna funciona, Johnson sabe que las elecciones futuras a menudo no se deciden por el historial de un gobierno en la primera parte de un mandato.